Lin Shu

A pesar de no conocer ninguna lengua extranjera fue uno de los más importante traductores de su tiempo en China. Nació en 1852 y comenzó a trabajar cerca de los 30 años, poco después de la muerte de su esposa, como antídoto contra la tristeza. Su primera traducción fue “La Dama de las camelias”, de Alexandre Dumas. Su tiempo fue el de una radical transformación del lenguaje literario, a la que se resistió. Murió en 1924 después de haber firmado unas 170 traducciones.