“Nuestro proyecto ‘Mil Gotas’ destaca la apertura de dos vías”, entrevista con Guillermo Bravo, escritor y editor argentino

Beijing, 18/12/2018(El Pueblo en Línea) – El profesor e intelectual argentino Guillermo Bravo es uno de los editores de América Latina que mejor se ha relacionado con el mundo del libro y la literatura del gigante asiático. Además de ser un agudo analista y activo promotor de la internacionalización del libro chino, es también el fundador y director del fascinante proyecto “Mil Gotas”, epicentro para la gestión literaria, que mantiene en Beijing y Shanghai sendas librerías especializadas en literatura publicada en idioma español.

A próposito del segundo aniversario de la inaguración de “Mil Gotas”, el incremento de los intercambios editoriales China-América Latina y los 40 años del proceso de reforma y apertura, Guillermo Bravo dialogó en exclusiva con Pueblo en Línea.

Pueblo en Línea: ¿Cúal fue su primera impresión de China?

Guillermo Bravo: Llegué a la Estación del Sur de Beijing y me llamó la atención ver a tanta gente. Luego, la amabilidad. Había un grupo de amigos chinos que estaban esperando para darme la bienvenida.

Pueblo en Línea: ¿Por qué abrir una librería en China y no decidir emprender en otro tipo de actividad?

Guillermo Bravo: Tiene que ver con mi gusto personal y con el amor por los libros. Otro negocio sin duda tendría que ser un negocio en toda la dimensión de la palabra: algo muy rentable. Pero lo que a mi me gusta y con lo que siempre he estado relacionado es con los libros. Me di cuenta que en China había una necesidad de libros en español y de disponer de un espacio de comunicación que utilizara el idioma español. Y para eso los libros son algo mágico. Otro tipo de productos como los alimentos o los equipos electrónicos son muy buenos, pero considero que en ese sentido no son mágicos.

Pueblo en Línea: ¿Fue sencillo el proceso de abrir la librería?

Guillermo Bravo: No fue difícil. Todo lo contrario. Todo el tiempo recibimos ayuda, especialmente del Instituto Cervantes. La directora cuando se enteró que pensábamos abrir la librería, nos invitó al Instituto Cervantes. Y todo el proceso fue fácil, y además placentero porque nos permitió hacer nuevos amigos.

Pueblo en Línea: ¿En qué se diferencia “Mil Gotas” de otras librerías?

Guillermo Bravo: Nosotros somos una librería enfocada en libros en español. Es la única librería en China que oferta solamente libros en español. Esa es la gran diferencia.

Pueblo en Línea: ¿Cúales son las mil gotas de “Mil Gotas”?

Guillermo Bravo: Nosotros tenemos un catálogo un poco especial, que está relacionado con lo que consideramos la idea del proyecto “Mil Gotas”, que es servir de vehículo entre el chino y el español, entre China y América Latina y España. Tenemos un catálogo de literatura en español y una parte dedicada especialmente a la poesía. Y luego tenemos a escritores chinos traducidos al español,que es algo que tambien hacemos como un estudio para ir viendo que libros chinos se publican en español. También tenemos libros en español sobre cultura china y un catálogo de libros de autores españoles e hispanoamericanos traducidos al chino. Y manuales para aprender chino y español.

Pueblo en Línea: Y el legado de lectores para lectores…

Guillermo Bravo: Esa es una colección muy linda, que a mi me gusta mucho, de libros de segunda mano. Esos libros se los compramos a los hispanoamericanos que regresan definitivo a sus países y se deshacen de su biblioteca personal, y también algunos chinos que tienen libros en español. A mi me gusta porque es como tener un pedacito de la casa de esa persona que ya no vive en China. Y a veces analizo qué libros tienen en sus bibliotecas para intentar saber, de alguna manera, cómo son.

Pueblo en Línea: ¿Cuáles autores son los más reclamados?

Guillermo Bravo: Los que normalmente piden más son, digamos, los clásicos de la literatura latinoamericana. El autor que piden más es García Márquez. De una novela como “Cien años de soledad” traemos versiones diferentes, ilustradas, en tapa dura, en tapa blanda y todas salen. Es un libro de una recepción impresionante. En China hay algo especial con García Márquez. Luego Borges y Cortázar son pilares. Otro hit de la librería, aunque ya en América Latina no se edite tanto es “Las Venas Abiertas de América Latina”, de Eduardo Galeano. Son revelaciones un poco sorprendentes porque no me esperaba que se desearan leer títulos que en América Latina ha pasado su turno.

Nuestro catálogo siempre se va moviendo. Hay períodos que tenemos más libros de autores españoles, otros en que tenemos más libros de América Latina. En otras ocasiones tenemos más libros infantiles. Es un catálogo relativamente pequeño, pero bien enfocado en el tipo de literatura que nos interesa brindar. De cada categoría, tenemos los libros que hay que tener. Y además, algunas rarezas de pequeñas editoriales de Argentina, Chile, Cuba, México, Colombia como la editorial Mansalva, Cartonera o la Editorial Sur que dirige el poeta Alex Pausides.

Tambien libros como “Fukushima Mon Amour”, de Pablo M. Diez, quien trabaja en China como periodista de ABC, “Seres primordiales” del escritor argentino Juan Cortelletti y poemarios como “Abril en Mayo” del poeta cubano Yasef Ananda también han tenido una buena acogida en “Mil Gotas”.

Pueblo en Línea:¿Qué beneficios le ha reportado la sinergía con librerías y editoriales chinas?

Guillermo Bravo: Trabajamos mucho con las editoriales chinas porque además de la librería, tenemos una agencia literaria dentro de la cual colaboramos para hacer libros juntos. Ahora estamos preparando una serie de libros para niños que se editarán en Argentina que tratan sobre costumbres y tradiciones chinas. Son veinte libros y cada uno narra una historia del folclore chino, traducida al español. Otro proyecto muy interesante es el “estante chino”, a través del cual el gobierno chino apoya a las librerías extranjeras de los países de habla hispana para que dispongan de una estantería con libros chinos. En ese sentido, nosotros ayudamos a poner en marcha el “estante chino”.

Por otra parte, a través de la editorial “Mil Gotas” publicamos literatura china en español. Cooperamos mucho con editoriales chinas para elegir autores de sus catálogos y traducirlos. Por ejemplo, el año que viene vamos a publicar en colaboración con el Instituto Cervantes un libro muy interesante que es la primera traducción de “El Quijote” realizada por Lin Shu. La vamos a retraducir al español. Precisamente como él la hizo de una manera tan libre, la vamos a regresar del chino al español. Una vez terminada, la publicaremos en Argentina y España. Puede llegar a ser muy sorprendente.

Pueblo en Línea: ¿El proceso de reforma y apertura de China le ha generado oportunidades?

Guillermo Bravo: Yo llegué a China cuando la reforma ya estaba en marcha. China es un país con una economía en constante crecimiento y con posibilidades de concretar proyectos. En ese sentido, residir en China me ha ayudado mucho y la apertura también porque ahora los lectores chinos se interesan más por la literatura extranjera.

Pueblo en Línea:¿Qué cambios se han operado en el gusto chino por la literatura extranjera?

Guillermo Bravo: Yo llegué a China en el 2008. Y en estos diez años que han transcurrido, dentro de los sectores editorial y del idioma español, se aprecian enormes cambios. Hay una actitud abierta por parte de los hispanistas y de las editoriales chinas. Pienso que está vinculado a la propia apertura del país, y al hecho de que ahora los estudiantes chinos pueden viajar más a iberoamérica y tienen más tiempo para leer. Con respecto a la literatura latinoamericana, están ansiosos por conocer nuevos autores.

Antes cuando hablaba con estudiantes de español y con hispanistas sobre literatura, solamente conocían a los clásicos iberoamericanos, es decir, a los escritores más importantes que se manejan cuando empiezas a estudiar una literatura determinada. Pero ahora me consultan y solicitan en “Mil Gotas” a otros autores que no forman parte de los clásicos. Si siempre era Cortázar, García Márquez, Borges, Neruda o Cervantes… ahora me hablan de escritores que es menos esperable que conozcan como por ejemplo Fabián Casas, Copi, Washitong Cucurto o Andrés Caisedo. Estos son escritores que no son tan conocidos fuera de sus países.

Pueblo en Línea: ¿Considera que el proceso de reforma y apertura ha mejorado la vida del pueblo chino?

Guillermo Bravo: Yo enseño desde hace cinco años en una universidad china, siempre a los estudiantes de cuarto año. Y cada vez llegan con mayor nivel. Cada vez las clases que yo doy tienen que ser mejores y eso me obliga a prepararme más porque antes se conformaban con un contenido más básico, pero ahora el propio estudiante exige más porque tienen mejor español, más capacidad de leer, conocen mucha más literatura hispanoamericana y poseen hábitos más desarrollados de estudio y pensamiento.

Pueblo en Línea: Este año, el Ministerio de Educación de China incorporará el idioma español a los cursos obligatorios de la escuela secundaria… ¿De qué manera cree que esta decisión influirá en el futuro desarrollo de “Mil Gotas”?

Guillermo Bravo: Supongo que habrán más chinos que puedan leer en español y existirá más interés por el propio idioma español. En ese sentido, la forma en que los estudiantes chinos estudian idiomas es mucho más completa y abarcadora que cuando yo, por ejemplo, estudié inglés en la secundaria argentina. En China hay un nivel de exigencia que he podido comprobar en las secundarias que ya están comenzando a implementar la enseñanza de español. Eso hará que esos estudiantes lleguen a un nivel más alto que el promedio global. Y eso mejorará el nivel de comunicación integral de China con hispanoamérica. China es muy inteligente haciendo puentes y enfoca el español como un todo, casi como una civilización. Los chinos piensan en el español como una manera de llegar a los casi 600 millones de personas que lo hablamos. En cambio, nosotros nos vemos a nosotros mismos por separado: Argentina, Chile, España. Sin embargo, China ve el idioma español casi como si se tratara de un país. Y eso me parece muy interesante. Yo también lo veo así: todos los que hablamos español formamos parte de una misma comunidad, aunque sean diferentes países. Y en China esa visión, a veces, es más fuerte que en nuestra propia región.

Pueblo en Línea: ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes a la hora de lograr una mayor presencia de libros chinos entre los lectores extranjeros?

Guillermo Bravo: Eso es algo que investigamos mucho. Occidente en general conoce poco de la literatura china, sobre todo de la contemporánea. Y en hispanoamérica se conoce menos. Faltan los “transductores”, es decir los traductores y editores que transmiten y le aportan a una cultura literaria determinada. Creo que para que la literatura china se pueda insertar más en el mundo hispano y en el extranjero, en general, hace falta más puentes, más “transductores”, más sinólogos y más editoriales especializadas. Sin duda, la literatura china contemporánea tiene mucho para dar y no les faltará lectores en lengua española, pero se necesitan más puentes. También hay que aclarar que traducir del chino al español es un proceso muy largo y complejo, y en ocasiones es difícil de remunerar como corresponde.

Pueblo en Línea: ¿En qué se diferencia el mercado editorial de China con respecto al que existe en los países hispanohablantes?

Guillermo Bravo: Nuestro mercado en América Latina está fragmentado en pequeños mercados y hay una gran proliferación de editoriales independientes y pequeñas, que le dan un color específico a cada región. El mercado del libro en China es muy particular. En el mundo editorial chino, el Estado está más presente que en nuestros países. En ese sentido, en China hay una línea editorial más orientada y pocas casas editoriales, pero muy grandes. Al frente de “Mil Gotas” hay una editorial china que tiene 6 pisos. De hecho, muchas editoriales chinas tienen una red nacional de librerías y las hay que publican mil títulos al año. Esa cifra es impensable para una editorial argentina.

Pueblo en Línea: ¿Qué le recomendaría a los editores y libreros hispanoamericanos para funcionar mejor en el mercado chino?

Guillermo Bravo: Lo primero que le recomendaría que se interesen y entren. Por ejemplo, en la Feria del Libro de Beijing no había casi editoriales hispanoamericanas. Yo creo que “Mil Gotas” era la única representante del idioma español y nosotros somos muy pequeños para considerarnos representantes de un idioma, y además residimos en China. Todavía las editoriales nuestras no están muy interesadas. Se están despertando de a poco. Si quieren entrar al mercado chino para vender a sus autores, les aconsejo que empiecen por venir a las ferias del libro de Beijing y de Shanghai. Y que intenten relacionarse con los editores chinos. Además, todas las grandes editoriales chinas tienen especialistas que hablan inglés, e incluso español. Hay que invertir tiempo y paciencia para construir una relación en China. Muchas veces los empresarios piensan que pueden venir a hacer un negocio e irse. Y yo creo que aquí las cosas no se hacen de una manera fugaz y rápida. Hay que construir una relación a largo plazo, pero vale la pena.

Pueblo en Línea: ¿Cúal es el “sueño chino” de “Mil Gotas”?

Guillermo Bravo: Mientras China tenga una mayor apertura y el extranjero la tenga con China, será mejor para nuestros proyectos. “Mil Gotas” no solamente es la librería, también es la agencia literaria y la editorial. Es trabajar por la comunicación entre China, América Latina y España. Entonces, mientras más apertura exista, habrá más comunicación, entendida como traer y llevar libros, organizar conferencias, gestionar la publicación de autores chinos e hispanoamericanos.

El próximo año vamos a abrir en Chongching nuestro tercer espacio, que se suma a los que ya tenemos en Beijing y Shanghai. Y publicaremos más libros de nuestro propio sello y gestionaremos más publicaciones de libros de autores chinos en América Latina. También nos gustaría comenzar una revista cultural por suscripción y organizar residencias de escritores latinoamericanos en China.

Otro de los sueños es abrir una librería “Mil Gotas” en Argentina que esté dedicada a la literatura china. Debido a que es un proyecto de intercambio, “Mil Gotas” destaca la apertura de dos vías.

Pueblo en Línea: ¿Y en relación con la economía digital?

Guillermo Bravo: Si no es por el amor que le tenemos, a veces es difícil justificar el libro en papel. También estamos pensando en ofrecer libros digitales. Estamos consultando con una empresa argentina que digitaliza libros y, por otra parte, hemos contactado editoriales para que nos cedan los derechos digitales para China. Vamos a seguir impulsando el libro en papel, pero también tendremos libros digitales en “Mil Gotas”.

En un futuro pensamos hacer un libro digital con los lectores de “Mil Gotas” que consista en lanzar un documento y que los lectores lo vayan modificando. Será un libro digital que va cambiando todo el tiempo y que se reescribe en español, constantemente. Y se podrá ir leyendo siempre el mismo libro, que no será el mismo porque se irá transformando a lo largo del tiempo.

Pueblo en Línea: En 40 años de reforma y apertura, ¿ha cambiado la opinión de los argentinos sobre China?

Guillermo Bravo: Cuando vine a China en el 2008 a pasar mis primeros cuatro meses, muchos me decían ¿Estás loco? ¿Por qué vas a China? Y ahora cuando digo que vivo en China ya no les parece una locura, sino que me miran con admiración. Me doy cuenta que la sensación que tienen los argentinos con respecto a China ha cambiado mucho. Ahora hay muchas primicias mundiales que se desarrollan en este país. Es por eso que a veces tenemos la sensación de vivir un poquito más adelantado que el resto, por ejemplo en el uso de la tecnología. Y eso genera mucho respeto. 

fuente: http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2018/1217/c92122-9529198.html

Recommended Posts